JORGE ERNESTO IBAÑEZ VERGARA
Blog "ESTRUCTURAS EN EL ESPACIO" - JORGE ERNESTO IBAÑEZ VERGARA en artistasdelatierra.com


Facebook   Technorati




Usuario: JORGE-ERNESTO
País: España
Miembro desde:
2007-04-17
Web personal

"ESTRUCTURAS EN EL ESPACIO"

21 de Diciembre del 2008 a las 02:04:02 0 llegit (541)

                           COMENTARIO A LA OBRA DE ARNOLD QUINTERO SALAZAR
                                               “ESTRUCTURAS EN EL ESPACIO”

En esta serie, Arnold Quintero deja atrás la figuración y se adentra en los misterios de la abstracción geométrica para que ésta se exprese; las estructuras y formas que éstas adquieren en su imaginación, son el lenguaje que emplea para trasmitir las sensaciones del arte que habitan en su mundo interior.

Quintero desarrolla en el lienzo las posibilidades expresivas en abstracto que su idea puede arrancarle a la geometría a través de las estructuras que él hila con el pensamiento y que modula con su pincel, recreando formas no delatadas que adquieren presencia bajo la acción de su impronta, formas indeterminadas nacidas de su búsqueda, de su afán explorador, de su espíritu de creador.

En este afán, Quintero va configurando un lenguaje propio, afirmando las bases de su identidad artística como código plástico, en su aproximación a un universo de estructuras inadvertidas y su relación con el espacio.

Tan importantes son las estructuras en sí, como el espacio en el que se ubican para que la luz y las sombras hagan emerger la expresión de un mundo abstracto de formas y vacíos; un baile existencial en el espacio que el artista deleita con la sapiencia de indagador para que el contenido del vacío tengan formas de estructuras.

Vemos en esta serie, a un artista llevado por el impulso, la espontaneidad y el gesto, donde refleja lo existencial y la nada, lo material y lo espiritual; una armonía difícil de conseguir entre forma y vacío, si se tiene en cuenta que su saber pictórico tiene que reflejar el equilibrio entre la representación formal abstracta y el vacío, para que la belleza sea esa flor que espera y que su arte busca. Para conseguir este equilibrio entre forma y vacío, se sirve de estructuras no reconocibles, tamizadas de luces y sombras, que nos inducen a imaginar.

El lenguaje de las estructuras en el espacio, es la expresión de lo indefinido, un baile de abstracciones, un movimiento de formas que crean un mundo propio alrededor del vacío, donde además emerge entre ellas, como parte de la composición, un elemento catalizador del mensaje, un haz de color, que a veces son dos o más, generalmente en rojo o amarillo, que se abre paso cual espermatozoides en el lienzo pasando por el pensamiento del creador; una constante que se repite en la representación sugiriendo la voz callada de algo, quizá la huída, quizá el encuentro o tal vez el origen de la vida, de ahí, que las estructuras se abren y dejan paso a ese germen, que cual larva reclama y delata su presencia entre la rigidez y flexibilidad de las estructuras.

Arnold Quintero, en su infatigable deseo de experimentar, explora en el lienzo cómo reflejar la lucha entre volumen y vacío, la armonía entre forma y espacio, conceptos que necesitan recrearse a través de la luz y la sombra, para establecer el límite de la infinitud, para no objetivizar lo obvio, sino tan sólo sugerir la materia.

La obra del artista, mucho más allá de lo visible, emana espiritualidad, quizá los misterios de su propia existencia, convirtiendo el lienzo en un lugar de encuentro entre lo material y lo espiritual, donde las estructuras no definidas, en su danza particular nos transportan en la imaginación a encontrar dentro de lo abstracto los misterios de la composición.

El cosmos en el que juega su imaginación es el espacio, para recrear la expresión de un universo metafísico, donde el límite entre vacío y materia está constituído por estructuras que se entremezclan en un mundo no real, donde éstas se armonizan, se sublevan como si fueran entes vivos, recreando el espejo oculto de la brega silenciosa de la vida misma, recreada en la relación entre volumen y espacio.

En su obra la “Huida de las Estructuras”, la sensación que nos trasmite, es un viaje de vida, de búsqueda, donde el soporte en el que viajan son formas no reconocibles que huyen como el viento, dejando la lectura de su baile en el espacio, el baile de las estructuras.

En sus obras, “El núcleo y su laberinto”, las estructuras adoptan formas sugeridas, indefinidas, que danzan alrededor del espacio, que se entrelazan en una especie de abrazo informal cobijando al núcleo, o se yerguen como brazos matéricos invadiendo el espacio, creando una sensación espacial de fuerzas que se oponen y otras que se arropan armonizando su propio laberinto.

La geometría de estas estructuras está vinculada a recrear cómo formas abstractas insinuadas pueden adquirir autonomía en el espacio, adoptando formas lineales, cúbicas o curvadas que en algunos casos envuelven o rodean el espacio central, interior, donde las fuerzas se armonizan alrededor del núcleo.

En esta serie, configurada en lo abstracto, la ausencia de la figuración prevista deja paso al predominio absoluto de estructuras abstractas que bullen libremente, vestidas de un cromatismo particular, cuya fuerza plástica yace en la combinación de fuertes colores y de contraste, resaltando el dinamismo, el movimiento y su interrelación, para romper la frialdad de las formas camino a desperezar la imaginación.

Arnold Quintero, deja fluir parte de su espíritu creador en la composición de estas obras, donde las estructuras aparentemente inertes están llenas de vida, cohabitando entre la rigidez y flexibilidad de las formas, como forma de expresión.

Este artista, en la serie “Estructuras en el Espacio”, se mueve entre volúmenes cromáticamente bien equilibrados, donde los colores intentan crear un espacio, una atmósfera, donde las formas sugeridas, no reconocibles, invitan a la armonía y al entendimiento con el vacío, virtud que sabiamente recrea con su pincel, reflejando la energía interior de las estructuras que no es otra cosa que la armonía del espacio y la estructura formal.

En esta serie interesa al pintor recrear el lenguaje de la abstracción de las estructuras, la relación que hay entre las estructuras y el espacio en el que están insertadas, en el que se alborotan; donde el juego entre materia-espacio, estable-dinámico, reconocible y lo que no lo es, en un viaje a la abstracción, crea un universo interior dispuesto a ser habitado y que invita a introducirse en él.

En otras obras de la serie “Estructuras en el Espacio”, los elementos que conforman las estructuras van haciendo y deshaciendo lazos, configuraciones, que simbólicamente crean espacios para revelar el vacío en su juego con la materia; gestos de la línea que comunican al espacio sus propias vibraciones, elementos en el espacio que recrean un universo propio.

Con estas obras, Quintero crea una forma de expresión abstracta, donde las estructuras, enriquecidas por la luz y sus claro-oscuros en la superficie del lienzo, nos regalan modulaciones cromáticas que nos inducen a imaginar formas que sólo toman vida en el pensamiento; resolviendo así el misterio entre formas y líneas que surgen, vínculos entre elementos que no están realmente presentes, volúmenes virtuales definidos en el espacio por el movimiento de las estructuras en un mundo totalmente abstracto.

Estas gravitaciones de las estructuras, sugieren volúmenes en el espacio, abstracciones que se ubican o se desplazan, creando atmosferas que atizan a la geometría en el mundo interno del pintor, en la presencia de la ausencia recreada en el lienzo.

Las estructuras tienen la capacidad de crear formas y recrear vacíos en el espacio, donde la luz ilumina la materia y la sombra adquiere una dimensión nueva para capturar el vacío.

Las composiciones que este pintor colombiano puede conseguir modulando las estructuras en su pincel, nos conducen a descubrir la belleza que hay en el juego entre las formas abstractas del volumen y el espacio. Un juego donde las estructuras se superponen como si fueran paneles de entes que se yerguen o que se circundan como si fueran brazos, y entre ellas, emergiendo siempre el haz de color de su particular lenguaje, mostrándonos los misterios de un mundo etéreo y metafísico, donde el espectador tiene que hacer su propia lectura en el universo del pintor.


En Madrid, a 20 de Diciembre 2008


Jorge Ernesto Ibáñez Vergara
Poeta, Promotor y Crítico de Arte









Debes registrar-te

Si ya estás registrado como usuario en artistasdelatierra.com accede a tu cuenta, gracias


Publicidad




La perfección no es cosa pequeña, pero está hecha de pequeñas cosas. Miguel Ángel Buonarroti

© Artistas y arte. Artistas de la tierra 2006-2007
Las mejores obras del Mundo - Promociona gratis tus obras de arte
Artistas y arte. Artistas de la tierra creado_para
Condiciones de uso - Política de protección de datos

Artistas y arte. Artistas de la tierra