MARIA MANUELA MARQUEZ
Obra de arte: MILO en artistasdelatierra.com


Facebook   Technorati








MILO

sept
Categoria: Pintura
Técnica: Oleo

Soporte: Tela

1mt x 2mt

Estilo:

  En exposición
Precio € /





Usuario: mmm
País: Colombia
Miembro desde:
2007-04-21
Web personal

MILO Y LA PRINCESA


Cuenta un viejo sabio que en un lugar perdido en un bosque había un pueblo encerrado en una pared de roca llamado Feritopia. Este era un lugar muy extraño habitado por seres extraños.
La pared de roca era pintada al óleo, traspasando esta pared se encontraba un bosque que tenia árboles de chocolate y dulces; había también un gran lago lleno de skarlocks, que eran unos rarísimos pero bellos animales de brillante plumaje.
En el centro del lago estaba el castillo de la princesa Maria del Mar, era un lugar hermoso de color rosa en donde ella pintaba todo el día y toda la noche. Todo lo que existía en este lugar había salido de su pincel y su paleta con la intención de crear el amor de verdad, pues la gente había olvidado amar, respetar y valorar y eso la hacia muy infeliz.
Ese día Maria del Mar estaba pintando y se asomo a la ventana para tomar un poco de chocolate caliente del árbol mas cercano, cuando a unos metros vio a un extraño, se pregunto quien podría ser pues ella nunca había pintado algo así. Lo que vio era de color café con manchas blancas, tenía cuatro patas, grandes ojos negros y el cuerpo cubierto de pelos muy cortos.
Se asombró y acudió a los skarlocks para averiguar que era lo que había visto, pero estos no supieron contestar a su pregunta y le dijeron que eso venia de otro mundo.
Ella pensó que la única manera de saberlo era acercándose a él.
Lo hizo con mucha cautela y lo miró detenidamente, él también la miraba y al mismo tiempo los dos se preguntaron:
- ¿Que eres?
- ¿De donde vienes?... siguieron mirándose y soltaron una gran carcajada.
Desde ese momento hablaron por muchas horas sintiendo que el tiempo no pasaba.
Milo –ese era su nombre- le contó que era un perro, que se había perdido y que quería regresar; le dijo que había sentido un delicioso olor a chocolate y lo había seguido hasta un portal de roca pintado al óleo, entró y cuando quiso volver no supo por donde hacerlo.

Maria del Mar estaba conmovida y le dijo que lo ayudaría, pero tenia que contarle como era el lugar de donde venia para pintarlo y hacerlo realidad.
Pasaron muchos días en los que Milo le contaba y ella pintaba; le dijo que el mundo de donde venia era muy grande, verde y gris. Que lo mejor era la familia de la que hacia parte, porque lo paseaban, jugaban con el, lo alimentaban y lo hacían sentir bien. Le contó también que había edificios altos, carros y muchas personas, pero que todo no era siempre bueno porque también había gente que contaminaba las cosas y peleaba con la otra gente.
Así después de varias semanas llegó el día en que la princesa termino el cuadro con un portal que daba al lugar donde él vivía.
A la mañana siguiente se levantaron muy temprano y prepararon muchos chocolates para que Milo llevara a casa, todo el pueblo se reunió para decirle adiós y desearle buen viaje.
La princesa estaba feliz de saber que pronto él estaría con los suyos, pero al mismo tiempo sentía deseos de llorar porque durante ese tiempo encontró en Milo mucha compañía, comprensión y compartieron cosas que nunca habían compartido con nadie, ya existía entre ellos una fuerte amistad.
Por un momento quiso retenerlo pero sabia que irse era lo mejor para él, le dio un gran abrazo, un tierno beso y lo dejo partir.
Miró como Milo se alejaba entrando en la pintura.
Estuvo en silencio por mucho tiempo, pensando en todo lo que había vivido y aprendido al lado de este extraño ser y entendió entonces que había conocido el amor.
Entró de nuevo a su castillo y pintó y pintó sin descanso pensando que su sueño se había hecho realidad.
Entendió que la gente se enamora porque hace cosas que salen del corazón, como las buenas acciones pensando en los otros.
Un día llamo a todos los habitantes de Feritopia a una reunión en la plaza principal para enseñarles su última creación: Un retrato de milo que era símbolo de la amistad.
Desde entonces pintó muchos perros de diferentes tamaños y colores llenando aquel lugar de amigos.

Fin



NATALIE PORTMAN
MARIA MANUELA MARQUEZ
Alegre libertad
MARIA MANUELA MARQUEZ
Niñas en el templo
MARIA MANUELA MARQUEZ
Copyright: MARIA MANUELA MARQUEZ ©
Atención: Esta totalmante prohibida la reproducción de las obras en otros medios electronicos o impresos sin la autorización del autor. Si te interesa la obra contacta con el autor.


Publicidad




La perfección no es cosa pequeña, pero está hecha de pequeñas cosas. Miguel Ángel Buonarroti

© Artistas y arte. Artistas de la tierra 2006-2007
Las mejores obras del Mundo - Promociona gratis tus obras de arte
Artistas y arte. Artistas de la tierra ha sido creado para ser una herramienta al servicio de los artistas de la Tierra
Condiciones de uso - Política de protección de datos

Artistas y arte. Artistas de la tierra